Archivos Mensuales: agosto 2012

«Ruta de la Plata»: La «ruta 66» española

Convertir la “Ruta de la Plata”, el eje de 800 kilómetros que cruza el oeste español desde Gijón a Sevilla, en un recorrido atractivo para “moteros”, al estilo de la mítica “ruta 66” de EEUU, es uno de los objetivos que se marcan los municipios que integran esa comunidad.


«Ruta de la Plata»: ¿La «ruta 66» española?

Así lo ha revelado hoy el presidente de la Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata, Gregorio Serrano, tras firmar junto a la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, un convenio de promoción turística.

“Ahora queremos potenciarla (la Ruta de la Plata) adaptándola a los ‘moteros’. No tenemos las pretensiones de que sea la ‘ruta 66’ de EEUU, pero una cosa más o menos parecida”, ha señalado a los periodistas Serrano, también concejal de Sevilla.

El objetivo es presentar este nuevo producto turístico en enero, en la próxima edición de FITUR, ha dicho Serrano, que ha añadido que se quiere llegar a acuerdos de colaboración con Repsol y otras empresas.

El acuerdo firmado hoy en el Ministerio de Industria, Energía y Turismo por Serrano y Borrego, en su calidad de presidenta del Instituto de Turismo de España (TURESPAÑA), prevé acciones de promoción para fortalecer el posicionamiento en el mercado internacional de la Ruta de la Plata durante 2012.

En este sentido, se promocionarán los destinos y productos turísticos de la ruta, con especial relevancia a los productos culturales, gastronómicos y de naturaleza, tanto con campañas locales, presencia en redes sociales y acciones con agentes de viajes y touroperadores.

“Somos 25 municipios, con una extensión aproximadamente de 800 kilómetros, 100.000 kilómetros cuadrados, siete provincias y cuatro comunidades autónomas, con una riqueza monumental, gastronómica y artística envidiable”, ha señalado Serrano.

Según los últimos cálculos de 2011, por la ruta, que recibe sobre todo turistas españoles y portugueses, han pasado alrededor de 160.000 personas, que habían hecho específicamente el recorrido.

El convenio firmado hoy establece como mercados prioritarios para la promoción el portugués, francés, alemán y británico.

Los orígenes de la ruta se remontan al siglo VII antes de Cristo, cuando un corredor natural que articulaba el occidente de la Península Ibérica permitía comerciar a los tartesios con el norte de la meseta.

Serán los romanos, que habían utilizado precisamente esa ruta en su avance hacia el norte, los que la configuren como una calzada que en sus inicios unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga), con dos prolongaciones hasta Sevilla, por el sur, y hasta Gijón, por el norte.

Además de Sevilla y Gijón, otras ciudades que conforman la ruta son León, Zamora, Plasencia, Cáceres, Zafra (Badajoz) y Carmona (Sevilla).

Fuente: http://www.larazon.es/noticia/5301-ruta-de-la-plata-la-ruta-66-espanola

Anuncios

Proyecto SMART RRS, sobre barreras laterales de seguridad en carreteras inteligentes

Se trata de un novedoso sistema de retención en carreteras, inteligente y seguro, para evitar o minimizar lesiones y muertes de conductores en siniestros con ocasión del tráfico. El proyecto SMART RSS, Smart Road Restraint System o Sistema de Contención Vial Inteligente, está preparado para retener a cualquier vehículo que haga uso de la vía pública sin olvidarse de los usuarios de las dos ruedas por ser éstos los más vulnerables.

Además, con este nuevo sistema de absorción del impacto y retención del vehículo, provisto de varios sensores, permitirá una mayor respuesta de los servicios de emergencia, proporcionando a su vez una información más puntual sobre el suceso y situación del tráfico. Un proyecto pensado para mejorar la seguridad vial en las carreteras. Pero… ¿cómo son?, ¿cómo funcionan?

El ‘quitamiedos’ inteligente

La Universidad de Zaragoza junto con el Instituto de Investigación sobre Reparación de Vehículos S.A., expuso en su presentación que el 15% de los motoristas europeos que sufren lesiones o fallecen en siniestros con ocasión del tráfico son víctima de las barreras de seguridad en carreteras. En España casi 5.000 motoristas chocaron contra “quitamiedos” en el 2005, de los que 700 fallecieron.

Por tal motivo y desde Circula Seguro nos hacemos nuevamente eco del problema de las barreras metálicas de seguridad conocidas como guardarraíles o quitamiedos presentando el proyecto SMART RSS, sobre barreras laterales de seguridad inteligentes en carretera. Un dispositivo, como puede verse en el vídeo, de absorción de energía, fabricado con acero y diseñado para que puedan deformarse y así mitigar el impacto del vehículo o del propio conductor de forma progresiva:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=EfgodsN4bTw

Con este nuevo sistema futurista se mejora el diseño de los sistemas de contención de vehículos ya que llevarán incorporados una red de nodos para informar a los usuarios sobre el estado real de la carretera y del tráfico, condiciones climatológicas y obstrucciones que puedan existir, con el fin de reducir cualquier incidente que se produzca en la carretera. Además, esta red inteligente reducirá los tiempos de asistencia en caso de siniestro, al alertar a los servicios de tráfico y emergencia la localización exacta del lugar y tipo de choque.

Las futuras vallas de protección de nuestras carreteras

Las futuras vallas de protección laterales de seguridad en carretera, según los expertos, ofrecerán un alto nivel de protección ante impactos de 60 kms/h tras su comprobación y éxito de ensayo. Además, gracias a los sensores y dispositivos inalámbricos que llevarán incorporados podrán informar a tiempo real sobre cualquier incidente con ocasión del tráfico resultando ser breve la comunicación entre el impacto y la recepción del suceso.

Para conseguir, dichas vallas de protección de seguridad en carretera, el doble objetivo de que sean más seguras y menos lesivas en caso de ser golpeadas por cualquier vehículo, sus piezas de absorción actúan a modo de ‘colchón’ ayudando a que los vehículos, y en especial a los motoristas, sean detenidos de forma progresiva y sin que sufran aplastamiento tras el impacto.

El proyecto de Investigación y Desarrollo SMART RRS que tiene el objetivo de mejorar la seguridad vial en las carreteras, dando una mayor protección a los usuarios más vulnerables en los siniestros viales, como son, los peatones, ciclistas y motoristas se presentó el pasado mes de marzo en las instalaciones de IDIADA (Instituto de Investigación Aplicada del Automóvil) en la localidad de Santa Oliva (Tarragona) y posteriormente en Bruselas. Un proyecto liderado por nuestro país gracias a la Universidad de Zaragoza y a la colaboración varias asociaciones de motoristas como FEMA (Federación Europea de Asociaciones Motoristas) y AMM (Asociación Mutua Motera).

Un proyecto financiado con fondos europeos y listo para llevarse a cabo cuanto antes. ¿A qué estamos esperando?

Fuente: http://www.circulaseguro.com/via-y-climatologia/proyecto-smart-rrs-sobre-barreras-laterales-de-seguridad-en-carreteras-inteligentes

La DGT prepara cambios para final de año


DE 100 A 90 KM/H EN CARRETERA Y DE 120 A 130 EN AUTOPISTA

La DGT prepara diversos cambios en la legislación relacionada con la conducción en España de cara a final de año. Cambios en la velocidad, de 100 a 90 km/h en carreteas no desdobladas y estudia la posibilidad de pasar de 120 a 130 km/h en algunos tramos de autopistas y autovías. También baraja la opción de tasa de alcohol cero al volante y la obligatoriedad de que los ciclistas siempre lleven el casco puesto y no puedan circular por aceras.

Jorge Fernández Díaz, el ministro del Interior, ha anunciado que su departamento está preparando un Nuevo Reglamento General de Circulación en el que habrá diversos cambios, tanto en materia de velocidad, como de circulación para los ciclistas o incluso de tasa de alcohol cero. Se quiere que el nuevo reglamento esté aprobado a finales de año.

El ministro ha adelantado que su departamento tiene ya «muy avanzada» la decisión de reducir los límites máximos de velocidad de las carreteras secundarias, las más peligrosas y que son el escenario del 75% de los accidentes mortales.

«Los límites de velocidad se tienen que adaptar a las circunstancias y a las vías por las que se está circulando y por eso tenemos asumido, todavía no decidido, aunque sí muy avanzada la decisión, de limitar la velocidad máxima de circulación de las carreteras secundarias», ha asegurado en una entrevista con Efe.

Además de reducir el límite de velocidad de 100 kilómetros por hora a 90 en las carreteras convencionales, la Dirección General de Tráfico (DGT) se plantea también de forma paralela incrementarlos en autopistas y autovías, pero solo en determinados tramos en los que la seguridad no quede comprometida.

«Hay un cierto consenso en que el diferencial de velocidad máxima que existe entre unas vías y otras, de solo 20 kilómetros por hora, no parece razonable porque es evidente que tienen circunstancias distintas y que acumulan un número muy diferente de siniestralidad», subraya.

En este sentido, según un estudio realizado por la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial), el 59% de los conductores encuestados es partidario de que se aumente de 120 a 130 kilómetros/hora el límite de velocidad en autopistas y autovías y un 53 % respalda que se reduzca a 90 la velocidad en las vías convencionales.

De este estudio, basado en una encuesta telefónica a 545 conductores, se desprende además que el 60% considera que la medida de limitar la velocidad en carreteras convencionales a 90 km/h, tal y como estudia la Dirección General de Tráfico (DGT), contribuiría a reducir los accidentes.

Esta medida, bastante lógica por otra parte, nos acercaría a nuestros países más próximos, y sobre todo a Francia, que tiene un límite genérico en autopista de 130 km/h, mientras que en carreteras no desdobladas es de 90 km/h. Ojo, en Francia, en caso de lluvia, los 130 km/h de las autopistas se reducen a 110 y lo mismo en las carreteras normales, donde se pasa de 90 a 80 km/h en estas circunstancias.

La segunda de las grandes medidas que contemplará el próximo Reglamento General de Circulación, que el Gobierno espera tener listo antes de que acabe el año, será una nueva regulación sobre el uso de las bicicletas. La DGT estudia la posibilidad de imponer el uso obligatorio del casco tanto en carretera como en vía urbana, y prohibir la circulación de las bicicletas por las aceras.

El uso obligatorio del casco, aún no decidido, podría implantarse en primer lugar solo para los menores de edad, por ser un colectivo más vulnerable de cara a los accidentes. Y con ello se evitaría el rechazo que entre los ciclistas más experimentados se ha planteado sobre el uso del casco en toda circunstancia.

Otro aspecto muy llamativo en esta nueva reglamentación que se prepara es la de Tolerancia Cero con el consumo de alcohol que será, según el ministro del Interior, otra de las posibles apuestas en materia de seguridad vial, de modo que en el futuro la única tasa permitida sea la de 0,0, y no se pueda conducir con una sola gota de alcohol. «Se trata de una decisión que todavía no hemos tomado pero que estamos estudiando. La decisión se tomará en el marco de ese Reglamento de Circulación», ha dicho el ministro del Interior.

Por otra parte, y también relacionado con la seguridad vial en nuestras carreteras, la directora general de Tráfico, María Seguí, ha anunciado que se van a cambiar de posición algunos de los radares utilizados actualmente en las carreteras para situarlos en lugares más peligrosos.

La Dirección General de Tráfico (DGT) no prevé incrementar el número de radares que prestan servicio en la actualidad, unos 750 entre fijos y móviles, pero sí hacer un uso más «eficiente y racional de los recursos», cambiando de lugar los que sean menos útiles desde el punto de vista de la seguridad vial.

«Lo que tenemos que hacer es sacar más rendimiento de esos radares que tenemos y ponerlos allá donde sabemos que la velocidad contribuye de forma incuestionable a la siniestralidad», asegura en una entrevista con Efe la directora general de Tráfico, María Seguí.

No obstante, la responsable de Tráfico ha dejado claro que seguirán existiendo radares en tramos «aparentemente seguros» con el fin de impedir que las velocidades se disparen, lo que a la larga también es un factor de riesgo.

«Incluso allá donde el riesgo no sea obvio e inmediato sirven para atemperar los comportamientos y prevenir esas velocidades extremas, de manera que tampoco sería apropiado no utilizar los radares en esas circunstancias», ha subrayado.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/motor