Archivos Mensuales: septiembre 2014

10 casos en que el seguro de tu coche no te cubrirá


Es cierto que en muchos casos las aseguradoras se agarran a un clavo ardiente para no afrontar los pagos de un supuesto que está asegurado, cuando esto pasa nos sacan el contrato y nos leen la letra pequeña (algo que deberías hacer tú antes de contratar cualquier tipo de seguro). Pero hay varios casos en los que si tienes un accidente o cualquier imprevisto, la aseguradora tiene todo el derecho a negarse a afrontar los gastos que éste supone.

Te vamos a comentar en este artículo algunos de ellos para que no te pille por sorpresa si, en alguna ocasión, la aseguradora se niega a hacer frente a los gastos de un accidente o imprevisto:

1. Si vas ebrio o drogado o has consumido tóxicos o estupefacientes. Cuando no te encuentras en buenas condiciones para conducir, cuando has consumido sustancias que afectan a la conducción, el seguro entiende que no se debe hacer responsable por ello ya que es culpa tuya. Tú has decidido no conducir en las condiciones adecuadas y tú has de pagar las consecuencias de tu mala decisión.

2. Si el coche no ha pasado la itv. Si el coche no ha pasado la itv porque no cumple las condiciones para circular, o si te has olvidado de pasarla y no puedes demostrar que iba en las condiciones adecuadas, el seguro de tu coche no te cubrirá porque entiende que el coche no tenía las condiciones adecuadas para circular por la carretera.

3. Si conduces sin carnet. Si no tienes carnet de conducir, si te ha caducado, si conduce otra persona sin el carnet o has quebrantado la condena de retirada de carnet no te cubrirán en caso de que surja algún accidente. Además, te enfrentarás a las consecuencias penales de conducir sin carnet. ¡Es algo obvio!

4. Si hay más pasajeros de los que permite la homologación del coche. Si dentro del automóvil van más personas de las que deberían ir por ley (según el tipo de vehículo), el seguro no se querrá hacer responsable en caso de siniestro.

5. Si participas en carreras, en pruebas de circuito o carreras ilegales. Para este caso hay seguros específicos, por lo que conviene informarse de ello y contratar uno. No es así en carreras ilegales, ya que como su propio nombre indica no son legales y no pueden estar cubiertas por ningún tipo de seguro. No juegues con tu coche ni hagas maniobras arriesgadas porque las consecuencias pueden llegar a ser fatales y, además, el seguro no te cubrirá.

6. Si no ayudas a los accidentados en un siniestro, ya que estarás ante un caso de omisión de socorro. Esto puede acarrearte una multa y pena de prisión, y por supuesto la aseguradora intentará lavarse las manos para no cumplir contigo. Si, por ejemplo, atropellas a alguien (aunque sea levemente) y te marchas sin socorrerla además de que la aseguradora no se hará cargo del pago de las indemnizaciones tendrás que enfrentarte a las consecuencias legales de lo que has hecho. Todo el mundo está obligado a dar socorro a los demás, pero mucho más si se es el propio culpable.

7. En caso de catástrofe nacional: erupción de un volcán, casos de terrorismo, terremoto, inundación, motines, huracanes y otros casos similares. El seguro no lo cubre, sin embargo infórmate porque sí te debería indemnizar el Consorcio de Seguros.

8. Si modificas tu coche sin comunicarlo a la aseguradora. Hay personas que hacen modificaciones en el vehiculo y no lo comunican por no pagar más al seguro, algo que en ocasiones sucede, o porque las modificaciones no están homologadas (o no son homologables). El problema que sucede con esto es que si lo haces, en el momento en que haya algún imprevisto la aseguradora tiene una razón para no responder por ti. También pueden arreglar solo lo que venía de serie, pero esto dependerá de las intenciones de la compañía y el interés que puedan tener por conservarte como cliente.

9. Si sucede precisamente aquello que no se contempla en tu póliza o que indican que no cubre. Hay que leer todos los datos y condiciones de la póliza del seguro del coche porque hay casos por los que la compañía no responde, y es allí donde se indican (en la letra pequeña). Por eso, es importante comparar entre diferentes compañías aseguradoras y productos antes de dar con el seguro adecuado. Si en la póliza se indica que algo no entra dentro del seguro es bastante evidente que no pagarán si sucede.

10. Si has causado daños intencionadamente, a no ser que se trate de una necesidad. En ocasiones, se puede tener la tentación de aprovechar un accidente para causar cualquier otro daño y hacer que el seguro lo cubra, sin embargo si la compañía se da cuenta de eso no se hará cargo de los gastos y puede denunciarte por engaño. En otros casos, las compañías son reticentes a pagar por accidentes producidos entre miembros de la misma familia por temor a que éste haya sido provocado.

Además de en estos 10 casos, y alguno más, cada compañía aseguradora tiene sus propias condiciones, que se indican normalmente en la póliza, en las que no cubre ningún accidente ni daño causado en el vehículo o personas. Por eso, es bueno leer la póliza antes de contratar y firmar el seguro, y si es posible incluso liberarse de alguna de estas exclusiones específicas de la compañía (que no las generales).

Fuente: http://segurosonline.eu

Anuncios

Más motocicletas generan más seguridad

Steve Kenward, Director Ejecutivo de la Asociación de la Industria de la Motocicleta (MCIA), ha difundido un nuevo mensaje de seguridad vial basándose en los resultados de las estadísticas de tráfico en torno a los accidentes de motocicleta. “Volume breeds safety”, ¡el volumen genera seguridad!

Según este principio si aumentamos el volumen total de motocicletas que circulan por las vías en un 10% respecto al resto de vehículos, la muerte de motociclistas experimenta una reducción proporcional.

Esto se basa en el estudio de la proporción moto/auto que se registran en las diferentes regiones y su relación con los accidentes de tráfico. Así se constata que en Japón donde la proporción alcanza las 98 motos por cada 1.000 vehículos, las muertes de motociclistas son de 0,8 por cada 1000 motocicletas al año. En Europa, con una proporción de 73 motos por cada 1.000, la tasa de muertes sube hasta las 1,5/1.000 motocicletas al año.

Estas cifras son especialmente significativas en los EE UU donde la poca tradición por el uso de la moto lleva a unas escasas 27 motos por cada 1.000 vehículos en circulación, con una tasa de mortalidad disparada hasta las 5,3/1.000 motocicletas año.

En consecuencia a mayor volumen de motos circulando por las carreteras, mayor atención y respeto por los motociclistas y menos muertes. ¡El volumen genera seguridad!

A esta constatación hay que unir el estudio que demuestra que los automovilistas que anteriormente han conducido motocicletas, son mejores conductores de automóviles, en lo que se considera un “círculo virtuoso” que lleva a mejores usuarios de las vías.

Finalmente, el aumento del uso de la motocicleta contribuye a aliviar las congestiones de tráfico en las grandes ciudades. Se han constatado mejoras de hasta un 40% en la fluidez del tráfico con un incremento del 10% en el número de motocicletas. Si el número de motocicletas se incrementa en un 25% en las urbes más congestionadas, se logra la completa eliminación de los atascos.

Fuente: http://www.mutuamotera.org

El mapa de los radares de tráfico reajustados (Galicia)


La DGT dispone en Galicia de 29 dispositivos fijos para controlar la velocidad

La aplicación de los nuevos márgenes afecta a los 29 radares fijos que la DGT tiene distribuidos por toda la red viaria gallega. Esos radares van alternando su situación en los sesenta pórticos y cabinas existentes. De esa forma puede haber cabinas que no estén operativas porque el radar ha sido trasladado de lugar o porque está siendo revisado. Esos radares se van cambiando de sitio en función de los riesgos que los responsables de la seguridad vial detectan en sus evaluaciones diarias del tráfico. Así, puede haber zonas en las que se hayan reducido los riesgos tras la implantación de un radar y este ya no sea necesario, por lo que se traslada a otra cabina en una zona que presente un aumento de la peligrosidad por excesos de velocidad o mayor accidentalidad.

Uno de los casos más llamativos del efecto de los radares es el del que está actualmente ubicado al final del puente Pasaje, en la salida de la ciudad de A Coruña hacia Lugo. En ese caso, además del radar se trasladó la cabina. Todo el sistema estaba situado un poco más adelante, en una zona comercial, en la que hay numerosos concesionarios de automóviles, naves industriales y restaurantes. Con el paso del tiempo, la velocidad media en esa zona se fue reduciendo, pero se detectó un aumento de los accidentes en la curva anterior, en la salida del puente Pasaje, por lo que los responsables de la seguridad vial decidieron proceder a su traslado hasta el lugar en el que se encuentra en la actualidad.

En los últimos meses la DGT no ha instalado más radares en las carreteras gallegas, aunque sí ha anunciado ya la próxima entrada en servicio de un nuevo dispositivo de control de la velocidad en uno de los accesos a la ciudad de A Coruña, concretamente en la carretera AC-12, donde se ubican los hospitales.

Atropello mortal

La instalación de ese radar se decidió hace meses, tras un accidente mortal que se produjo en la curva próxima al Complexo Hospitalario Universitario A Coruña. En ese punto un coche se salió de la carretera y arrolló y mató a un matrimonio que caminaba por la acera. Pocos días después, los responsables de la seguridad vial tomaron la decisión de acondicionar ese tramo para aumentar la seguridad, con un nuevo asfaltado y con mejor señalización. Y a esas medidas se uniría el radar que ahora se anuncia. La Subdelegación del Gobierno en A Coruña comunicó esta semana que el radar quedará instalado en los próximos días al tiempo que se acondiciona la zona para mejorar la seguridad vial y eliminar los riesgos en un tramo con numerosas entradas y salidas a la carretera y que tiene una intensidad media diaria de 40.000 vehículos.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es

Aprenda a rellenar un parte amistoso de accidente


Mantener la calma, no discutir, y consignar los datos de todos los involucrados, son algunas de las recomendaciones de Arval

Esperemos que no tenga que hacerlo nunca, pero si un día sufre un percance con el coche, sea este suyo o de la empresa, aprenda a salir airoso del papeleo y no forme parte de ese 96% de conductores que no sabe rellenar correctamente un parte amistoso de accidentes, según Arval, compañía especializada en soluciones de movilidad del grupo BNP Paribas.

En realidad, es mucho más sencillo de lo que parece. Solo hay que tener en cuenta varios aspectos:

¿Hay implicado otro vehículo? Si el accidente es sin contrario no es necesario realizar declaración de daños por escrito. Si en cambio hay otro u otros coches afectados, se tenga o no razón, el conductor debe tomar nota de los datos del resto de vehículos involucrados (matrícula, modelo, compañía de seguros, nombre y teléfono) y ambas partes han de estar de acuerdo en la versión del choque.

Mantenga la calma y trate de no discutir. En estas situaciones de tensión, Arval recomienda evitar cualquier rifirrafe con los conductores de los vehículos implicados. En el caso de que no exista acuerdo, solicite nombre y contacto de un testigo o la presencia de las autoridades, situación que debe quedar reflejada en el parte.

En el croquis, no dude en incluir cualquier detalle que ayude a entender lo ocurrido

La importancia del croquis. En el parte amistoso hay un espacio especialmente destinado para que pueda dibujar un esquema -no es necesario ser un artista- de cómo se han producido los hechos. No dude en incluir cualquier detalle que pueda ayudar a plasmar lo ocurrido.

Afectados. Recuerda rellenar siempre el apartado destinado a víctimas con los datos de todos los afectados, incluyendo también a los aparentemente más leves.

Responsabilidad. Es importante tener claro que firmar la declaración de siniestro no implica asumir responsabilidades, pero sí facilita la solución amistosa de cualquier reclamación. En cualquier caso, como no se puede modificar una vez separadas las dos copias del parte, si no se está seguro de alguno de los detalles reflejados no hay que dejarse llevar por la prisa porque, aunque conviene actuar con rapidez, dispone de siete días para comunicar el siniestro a la compañía aseguradora o, si es el caso, 24 horas a su compañía de renting.

Culpabilidad. Aunque usted crea no tener la culpa de lo sucedido, hay situaciones que no son favorables. Téngalo en cuenta a la hora de rellenar el parte. Arval menciona como uno de los casos más claros cuando se conduce marcha atrás: en caso de choque, siempre resultará culpable el coche trasero, aunque el otro coche salga, por ejemplo, de un parking sin mirar. Otra situación muy habitual es la del siniestro provocado por apertura de puertas. Si existe disparidad de versiones y ambos vehículos circulaban en paralelo, siempre pagará el pato el conductor que presente los daños en el lateral derecho del coche.

Cuando se produzcan los daños por giro simultáneo de dos automóviles, será culpable el que presente los daños en el lateral derecho en caso de un giro a la derecha mientras que, por el contrario, en caso de giro a la izquierda, será el que presente los daños en el lateral izquierdo.

Y por último, no se deje llevar por los nervios y antes de bajarse del coche recuerde, por su seguridad y para evitar una sanción… ¡ponerse el chaleco reflectante y señalizar el lugar del siniestro!

Fuente: http://cincodias.com