ZZ TOP

zztop

BIOGRAFIA:

Grupo musical estadounidense formado en Houston (Texas) en 1970, e integrado por Frank Beard (batería), Billy Gibbons (voz y guitarra) y Dusty Hill (bajo, voz y teclados). Es tal vez el trío más longevo de la historia del rock’n’roll, y sus integrantes se han ganado un merecido lugar de honor en dicha historia a modo de “banda de blues de la era espacial”. Al igual que el estado de Texas, de donde proceden, los ZZ Top combinan primitivismo rural e imagen urbana de forma tal que han dado lugar a una síntesis perfecta entre rock’n’roll provinciano y alta tecnología. Cuando a finales de los ochenta la revista Forbes publicó la lista de celebridades del mundo del espectáculo con mayores ganancias a nivel mundial, sólo un grupo de rock, U2, se situaba por encima de ZZ Top entre los que habían amasado mayores fortunas. Sin embargo, han conseguido mantenerse curiosamente alejados del circo de la alta sociedad del rock’n’roll, y permanecen también inmunes al síndrome de “mesías del rock” que generalmente acosa a otros artistas de su talla. En casi treinta años han recorrido todo el planeta con sus giras, aunque nunca se han alejado durante mucho tiempo de su base en el sur de Norteamérica, y la descripción que alguien hizo de ellos cuando empezaban, “esa pequeña vieja banda de Texas”, aún hoy en día les encaja como anillo al dedo.

ZZ Top
Billy Gibbons, que era estudiante de artes gráficas, empezó a tocar la guitarra en The Moving Sidewalks, una banda “de garaje” de los años sesenta con tintes psicodélicos cuyo single de debut, “99th Floor”, ocupó el puesto más alto de las listas tejanas durante cinco semanas en 1967. Dusty Hill y Frank Beard, por su parte, se graduaron en The American Blues, una banda de Dallas más conocida por el hecho de que sus integrantes llevaban el pelo teñido de azul que por otra cosa. Los tres se conocieron en 1970 y el pacto que entonces sellaron ha resistido el paso del tiempo con una apabullante solidez. Exceptuando la breve contribución de un acompañamiento de guitarra por parte de un extraño en uno de sus primeros álbumes, los tres hombres se han autoabastecido de hasta la última nota y el último ritmo de cuantos han sido incluidos en sus discos, aunque para ello hayan tenido incluso que aprender a tocar el saxofón o a ejecutar una sección de tres metales, como es el caso en algunos temas de su elepé Degüello. Nunca han enriquecido sus actuaciones en directo con músicos extra, y tampoco han grabado o tocado con otras bandas.

Su mánager y productor desde el primer día ha sido Bill Ham, un tejano inconformista con un estilo de dirección muy similar al del primer mánager de Led Zeppelin, Peter Grant. Ham apartó categóricamente a ZZ Top de la televisión a lo largo de los años setenta, y prefirió las actuaciones en directo de la banda a otro tipo de procedimientos que garantizaban un éxito más fácil. Aunque tales principios tuvieron que ser por fuerza duros, lo cierto es que los fundamentos de la banda ya eran inquebrantables hacia 1976, cuando tuvo lugar la gira Taking Texas to the People, una ambiciosa producción que les tuvo mucho tiempo en carretera junto con todo su equipo de vida al aire libre y una nutrida fauna (un buey, un búfalo de 2.000 libras de peso, media docena de buitres, dos serpientes de cascabel de seis pies cada una, un cerdo y un lobo). Su aversión a la TV se suavizó en la década de los ochenta, cuando se convirtieron en peculiares estrellas de la MTV gracias a una trilogía de vídeos dirigidos por Tim Newman para los temas “Gimme All Your Lovin”, “Sharp Dressed Man” y “Legs”, todos ellos incluidos en su exitoso álbum de 1983, Eliminator.

Presentándose a sí mismos desde los ochenta como los “Matusalenes del rock”, ZZ Top es el único grupo que ha afrontado seriamente el compromiso de envejecer en un mercado, el del rock’n’roll, que comercia siempre con la moneda de la juventud. A tal capacidad de permanencia ha contribuido, sin duda, la imagen que Gibbons y Hill idearon para el grupo cuando sus integrantes apenas alcanzaban los treinta años de edad, una imagen en la que la nota más destacada son unas largas barbas que no estaban de moda desde los tiempos del Antiguo Testamento. Esta estrategia les libró de preocupaciones de ahí en adelante, ya que, a menos que aumenten dramáticamente de peso, no parecerán más viejos dentro de veinte años de lo que aparentan ahora.

ZZ Top en concierto
Dada la ingente cantidad de trabajos editados por esta banda a lo largo de su historia, se mencionan tan sólo aquéllos que han sido más relevantes. El primero es un elepé de 1973 titulado Tres hombres, que hacía el número tres de su producción por aquel entonces. Hay quien opina que éste ha sido el mejor álbum de toda su carrera. Los temas que abren el disco,”Waitin’ for the Bus” y “Jesus Just Left Chicago”, son dos de las grandes salvas de apertura de todos los tiempos, junto con “Route 66”, del primer álbum de los Rolling Stones, y “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin II. De hecho, las dos inseparables canciones continuaban siendo un componente esencial en el conjunto de los temas que tocaron en directo con ocasión del tour de 1991, Recycler. Otro de los cortes interesantes es “La Grange”, un cuento lascivo ambientado en un burdel que fue un éxito menor en los Estados unidos, así como “Precious and Grace” y el surrealista “Master of Sparks”, cuyas poco convencionales letras están adornadas con un folklore tejano un tanto cuestionable. Aunque Tres Hombres alcanzó el número ocho en las listas americanas, nunca fue registrado en las británicas, y es uno de los álbumes geniales más ignorados en toda la historia del rock.

Otro de los grandes trabajos de ZZ Top es Degüello, editado en 1979. Se trata de una nueva colección de brillantez aparentemente casual, que ilumina, entre otras cosas, el consumado control de las texturas de la guitarra de Gibbons. Oscila entre el perfecto sonido Fender de “A Fool for Your Stockings” y el sonido Marshall de “Cheap Sunglasses”. Media década antes de que Michael Jackson y L L Cool J entraran en escena, los ZZ Top demostraron una perfecta familiaridad con el lenguaje de la calle en “I’m Bad, I’m Nationwide”. La fascinación de la banda por las carreras de coches también se revela a través de otra de esas letras de fantasía surrealista, “Manic Mechanic”, cantada por Gibbons como si estuviera hablando a través de un megáfono estropeado. Deslumbrantes versiones de “I Thank You”, de Isaac Hayes, y “Dust My Broom”, de Elmore James, culminan un compuesto espectacularmente rico.

Cuando alguien preguntó a Gibbons qué podía hacer un guitarrista para mejorar su técnica, su respuesta fue que saliera a la calle y comprara un álbum llamado The Sound of the Drags (una grabación que recogía el peculiar sonido de las carreras de coches), y que absorbiera todo el cálido sentimiento que emitía. El éxito de Eliminator, álbum editado en 1983, se basa precisamente en haber sabido captar ese “cálido sentimiento”; tanto, que el elepé ha pasado a formar parte de la historia legendaria del rock’n’roll, junto con el coche, las chicas, los vídeos y los diez millones de copias que de él se vendieron. El truco que descubrieron fue simple, pero asombrosamente efectivo. Trucaron el sonido de guitarra, hicieron más dinámicos los coros y desterraron cualquier tipo de abarrotamiento rítmico. Al contrario de lo que es común en un álbum de heavy rock, “Gimme All Your Lovin”, “Got Me Under Pressure”, “Sharp Dressed Man”, “Legs”, “Dirty Dog” y “If I Could Only Flag Her Down” se sostienen exclusivamente en un pulso básico de batería.

Además de Afterburner (1985), que fue número dos en el Reino Unido, deben mencionarse también dos discos recopilatorios de la banda: The Best of ZZ Top (1977) y Greatest Hits (1992), recopilaciones que tan sólo comparten dos temas, “Tush” y “La Grange”, lo que da buena cuenta de la creatividad del grupo. The Best of ZZ Top recolecta una aceptable selección del trabajo de la banda hasta 1977, poniendo especial atención en Tres Hombres (que aporta cuatro temas de un total de diez). Greatest Hits, que fue catapultado a las listas de singles por su versión del tema “Viva Las Vegas”, muestra la cara más moderna y comercial de ZZ Top. Se detectan, no obstante, varias omisiones notables (“TV Dinners”, “Velcro Fly”, “Stages”) y otras inclusiones bastante cuestionables (“Gun Love”, “Give It Up”) que hacen de éste, según algunos, un sumario de poca confianza.

VIDEOS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s